Receta:mini vasito de cremoso suave de coliflor y aromas de mar
Apto para: Intolerantes al gluten, intolerantes a la lactosa, intolerantes al huevo

PARA EL TARTAR DE ALGAS Y CURRY

  •  60 g de cebolla cortada a trocitos muy pequeños
  •  50 g de pepinillos en conserva cortados a trocitos muy pequeños
  •  30 g de alcaparras en conserva cortadas a trocitos muy pequeños
  •  90 g de aceite de oliva
  •  15 g de alga wakame seca
  •  Curry al gusto

Poner a hidratar el alga wakame. Una vez hidratada triturar para tártar.
Cortar los demás ingredientes a tamaño muy pequeño y mezclar. Reservar en nevera

 

PARA EL CREMOSO DE COLIFLOR

  •  2 cebollas cortadas finas
  •  300 g de coliflor limpia
  •  150 g  de leche de arroz o de avena
  •  50 g de anacardos crudos sin sal
  •  Nuez moscada opcional
  •  Miso blanco
  •  Aceite de oliva extra virgen

 

Sofreír la cebolla hasta que quede translúcida*.
A continuación agregar la coliflor, los anacardos y la leche de arroz. Dejar cocer hasta que la coliflor esté tierna.  Triturar y rectificar con miso blanco o sal. Si quedara muy espesa agregar bebida vegetal (de arroz o avena) hasta consistencia deseada
Aromatizar con nuez moscada.

 

ACABADO

  • Germinados de alfalfa ( o de cualquier variedad que nos guste)
  • huevas de salmón
  •  Un poco de alga wakame seca

Freír trozos de alga wakame . Para ello, esperar que el aceite esté caliente y poner el alga seca. Es importante no hidratarla, El procedimiento sólo tardará unos segundos. En el momento que se hinche retirar rápidamente del fuego. Si esperamos a que cambie de color nos dará un sabor amargo desagradable. En esta técnica es muy importante la temperatura del aceite, ya que si está frio el alga quedará muy dura.

Rellenar los vasitos de aperitivo empezando  en primer lugar con un poco de tártar de algas al curry. A continuación agregar las huevas de salmón, el cremoso de coliflor, y decorar con los germinados, un poco de  alga wakame  frita y alguna hueva más

 

*Es muy importante esperar a que la cebolla quede transparente, ya que si no es así, el sabor de la receta variará a la final. Cuando empezamos a cocinar una receta, el primer ingrediente que ponemos en el aceite es el que marcará al final. Si dejamos la cebolla cruda, cuando nos comamos la crema de coliflor tendrá un sabor predominante a ésta  y no dejará saborear al 100 % los matices de la coliflor