Receta:Sopa de manzana y pepino con raviolis de salmón y kéfir de cabra
Apto para: Intolerancia al gluten, intolerancia al huevo

 

Relleno de raviolis 

  • 400 gr. yogur kéfir de cabra
  • 150 gr. crema de arroz  con semillas de lino previamente  remojadas la noche anterior y triturada (mucílagos)
  • 3 c.s. cebollino ciselé
  • 1 c.c. piel lima rallada
  • Sal, pimienta

 

Juntar todos los ingredientes y mezclarlos muy bien. Reservar en manga, escudillar sobre flexipan de molde tipo ½ esfera de 2 cm. Ø congelar y desmoldar, reservar congelado en tupper hermético.

 

Sopa de manzana y pepino

  •  1 l. pulpa de manzana con piel
  • 250 gr. carne de pepino sin piel ni pepitas
  • 180 ml. aceite de oliva virgen extra
  • Sal

 

Juntar la pulpa de manzana y el pepino, triturarlo en la termomix y emulsionar el aceite al final. Condimentar y colar por tamiz fino. Rectificar de textura y sabor.

 

Montaje de los raviolis

  •  láminas de salmón ahumado

 

Envolver los rellenos congelados con las láminas.

 

Montaje plato

  • 150 gr. manzana Gran Smith macedonia (sumergida en agua acidulada)
  • 50 gr. judías verdes a la inglesa.
  • 150 gr. piñones garrapiñados con melaza y separados con aceite de oliva o ghee.
  • 50 gr. piel de pepino en juliana. Reservarla en agua con hielo.

 

Para garrapiñar los piñones, mezclarlos con una cuchara sopera de melaza y llevar a calentar. Dejar que se mezclen bien, hasta que la melaza cambie de color y todos los piñones estén acaramelados. Sacar del fuego y  agregar ghee o aceite para separarlos, si no, al enfriar se quedarán pegados.

Colocar los raviolis en el centro del plato sopero y colocar la manzana, judías, piñones y la piel con armonía. Servir la sopa aparte.